La mejor máquina del mercado. (I)

Tal vez la obsesión que más se repite entre toda la gente que quiere montar un lavadero de coches, comprar la mejor máquina.

Es indiscutible que si no queremos tener problemas necesitamos que la maquinaria de nuestro centro de lavado sea buena. Por buena entenderemos una máquina hecha con componentes de calidad que aseguren la durabilidad y fiabilidad de la máquina y sobre todo con un dimensionamiento correcto de todos equipos que tienen que ver con el tratamiento de agua.

Cuando hables con los distintos fabricantes oirás nombres muy parecidos. Te hablarán de acero inoxidable, de bombas Cat, de grupos Espa o Grundfos, de calderas ACV o Roca, de electrónica Siemens o Scheneider… por citar algunos nombres, aunque hay más.

Es importante que prestes atención a la estructura metálica de los boxes, porque aunque no afecta apenas en nada a la calidad del lavado, sí es lo que el cliente ve desde fuera y debe mantenerse en perfecto estado de limpieza y mantenimiento. Últimamente se están poniendo de moda estructuras muy curvadas donde abunda el acero galvanizado sin tratamientos adicionales y, si bien los aceros galvanizados tienen una más que correcta resistencia a la intemperie, no resisten el ataque de los productos químicos que se utilizan en los lavaderos de coches y acaban mostrando la corrosión más temprano que tarde.

Algunas partes de la estructura se pueden tratar con un plastificado al polvo de poliéster, que sí es resistente a los productos químicos, pero en ningún caso se debería utilizar este material en partes que pueden estar sometidas a golpes, pues podría saltar este revestimiento y quedar expuesto el acero a los efectos de la corrosión química.

Todas las partes de la estructura que estén en contacto con el suelo y expuestas a golpes o rozaduras deben ser de acero inoxidable, y permanecerán como el primer día con poquísimo mantenimiento.

Las paredes laterales. Hay muchos gustos aquí: vidrio, policarbonato traslúcido, pvc, etc. Yo digo que todos son bonitos… cuando están limpios. Mi preferencia aquí es el pvc por varias razones: facilidad de limpieza, posibilidades de decoración, resistencia al envejecimiento, facilidad de reparación, resistencia a los golpes…

Las cubiertas. Para mí sin duda deben tener una ligera bóveda que aumentará la sensación de amplitud interior del box y deben permitir el paso de la luz para mayor comodidad de uso y visibilidad dentro. Mi preferencia es el policarbonato laminar traslucido frente al policarbonato celular (muy utilizado) por la sencilla razón de que sacrificamos un poco de luz pero mantendremos la cubierta como nueva durante años y años, ya que el policarbonato celular no tiene mantenimiento posible, pues la suciedad penetra dentro de la celdas interiores y termina amarilleando dejando una sensación horrible de lavadero viejo. La única posibilidad de rejuvenecerla es cambiar la cubierta, una de las intervenciones más caras que puede haber en tu centro de lavado de coches. En cuanto a las cubiertas completamente planas y opacas poco que decir, economía de fabricación y montaje a costa de la percepción de calidad que tendrá que el cliente que acuda a nuestro lavadero de coches.

La próxima semana te voy a decir cuál es la mejor máquina del mercado. No te lo pierdas.

Cada semana te cuento cosas del negocio de lavado de coches, hasta pronto!